Skip to content

AMARRANAVAJAS

Compartir Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Lechedevirgen Trimegisto y Lukas Avendaño

Dueto radical entre dos traidores fronterizos, un dueto punzocortante que versa sobre las coreografías de la masculinidad, la identidad sexual y política, así como los dispositivos de violencia que se desprenden de ello. La performance esta pensada como un mano a mano en una semántica decolonial-cuir, donde los mecanismos coercitivos a los que los sujetos abyectos se enfrentan constantemente por asumirse fuera de un régimen heterosexual, les orillan a la reafirmación desde el espacio subversivo de actos políticos y artísticos, en un combate incesante por recuperar y sanar sus cuerpos secuestrados y heridos.

En México el término amarranavajas proviene de las peleas de gallos, dónde se le daba dicho nombre a quién sujetaba navajas afiladas a las patas de los gallos, con tal de incentivar el enfrentamiento entre ellos; posteriormente el termino se aplicó a personas quienes gustan de incitar y provocar pelea, conflicto o descontento. La performance muestra los conflictos a los que se le somete a cualquier varón por tratar de pertenecer a una masculinidad hegemónica, mordaz y autoritaria, dónde sólo “el más gallito” o más fuerte gana.

Colaboración entre Lechedevirgen Trimegisto (Querétaro) y Lukas Avendaño (Oaxaca)
Presentado el 10 de agosto de 2014 en la Honorable Casa Nacional del Estudiante (HCNE), Ciudad de México. Basado en las adaptaciones de “Pensamiento Puñal” texto original de Lechedevirgen Trimegisto.
Fotografías por Herani Enríquez HacHe

“En la entrada de la Casa del Estudiante, esperando entre el público a que se abrieran las puertas, estaban dos importantes figuras del performance mexicano: Eugenia Chellet y Pancho López; también llegaron Rían Lozano y Diana J. Torres, esta última performer española y autora del polémico libro Pornoterrorismo. Todos/as asistíamos como peregrinos/as aun templo en el que se oficiaría una misa queer a cargo de una nueva generación de artistas que le devuelven al performance mexicano su potencial subversivo (…) Amarranavajas fue un acto poético y corporal en un emblemático recinto estudiantil, gestionado colectivamente por jóvenes que apuestan por el arte como una ceremonia transformadora, y un rito con pertinencia política, ya que congrega a testigos y cómplices entorno a un acontecimiento casi clandestino pero que resuena más allá de su espacio inmediato. El trabajo de Avendaño y Osornio proyecta un eros politizado que puede funcionar como antídoto para el thanatos que permea hoy día a nuestro herido país.”

La RepresentaXión del cuerpo performático: eros politizado de la actuación queer, Antonio Prieto Stambaugh, Más información 

Compartir Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: FORBIDEN